SAI - Servicio de Actualización Informativa

¿Un coche más limpio y eficiente? Un profesor de la FSU diseña un nuevo material para almacenar mejor el combustible de hidrógeno


Un investigador de la Universidad Estatal de Florida ha diseñado nuevos materiales que podrían utilizarse para almacenar combustible de hidrógeno de manera más eficiente en vehículos y otros dispositivos que utilizan energía limpia.

Jose Mendoza-Cortes, profesor auxiliar en la Facultad de Ingeniería de la FAMU-FSU, describe su propuesta de solución y diseños para estos nuevos materiales en un artículo en el Journal of American Chemical Society.

Los científicos ya habían descubierto que necesitaban presurizar el hidrógeno para compactarlo y hacerlo utilizable como combustible para los vehículos. Pero Mendoza-Cortés quería dar un paso más y hacer el proceso más eficiente y económicamente viable.

Mediante el uso de complejas ecuaciones matemáticas y simulaciones por ordenador, Mendoza-Cortés diseñó materiales porosos de metales de transición - compuestos que implican cobalto, hierro o níquel - que hacen que el hidrógeno se una con él. Este diseño de próxima generación podría entonces colocarse en un tanque de un automóvil que utilice hidrógeno como combustible. Estos nuevos materiales están hechos de elementos abundantes en la Tierra y por lo tanto están fácilmente disponibles.

Mendoza-Cortes diseñó 270 compuestos a través de estas simulaciones y luego probó su funcionamiento para el almacenamiento de hidrógeno.

La idea es que dado que el hidrógeno se unirá al dispositivo real, más hidrógeno podría ser empaquetado y condensado en un tanque. Debido a que el hidrógeno se adhiere fácilmente al dispositivo, el tanque nunca quedaría realmente vacío. Además, encontró que se necesitaría un menor gasto de energía para llenar el tanque.

Desde el año 2016, tres compañías han producido vehículos de combustible de hidrógeno - Toyota, Hyundai y Honda.

Actualmente, el hidrógeno se puede convertir en líquido a 1 bar - bar es la unidad de medida para la presión atmosférica - y 20 grados Kelvin o -423,67 Fahrenheit. A esa velocidad, el hidrógeno se puede almacenar a 71 gramos por litro. Mientras que a 700 bar y 298 grados Kelvin o 76,73 Fahrenheit, el hidrógeno se puede almacenar a 37 gramos por litro.

Con los nuevos materiales propuestos por Mendoza-Cortes, el hidrógeno podría almacenarse a menos de 200 bar para llenar el mismo tanque a temperatura ambiente, creando un sistema mucho más eficiente.