SAI - Servicio de Actualización Informativa

Pilas de combustible que alimentan infraestructura crítica en desastres


La red eléctrica de los Estados Unidos es 99.97% fiable, pero cuando falla, es a la vez disruptiva y costosa. Los huracanes, los tornados, las tormentas eléctricas y otros eventos climáticos -sin mencionar el error humano, los animales y los fallos mecánicos- pueden destruir la infraestructura de energía y comunicaciones que cuesta a los estadounidenses al menos 150.000 millones de dólares (unos 143.000 millones de euros) en pérdidas económicas cada año.

Reconociendo la vulnerabilidad de la dependencia de la red, las organizaciones están considerando las pilas de combustible como una opción atractiva para una energía de reserva fiable. Después de que el huracán Sandy golpeara el Caribe y la Costa Este, las pilas de combustible proporcionaron energía de reserva de emergencia a aproximadamente 100 torres de telecomunicaciones tanto en las Bahamas como en el noreste de los Estados Unidos.

Durante el huracán Irene en el año 2011, las pilas de combustible de ReliOn comenzaron a funcionar en 56 torres celulares Sprint y las pilas de combustible de Doosan mantuvieron la energía tanto en un refugio de tormenta en South Windsor High School como en una ubicación de Whole Foods en Connecticut.