SAI - Servicio de Actualización Informativa

La energía eléctrica de Svalbard podría provenir del hidrógeno


Longyearbyen, la ciudad más septentrional del mundo, podría ahorrar más de 100 millones de coronas (10,8 millones de euros) por año en el coste de la electricidad, si se construye una central eléctrica completamente ecológica alimentada con hidrógeno, según cálculos realizados por científicos de SINTEF.

El suministro de energía a Longyearbyen, a medio camino entre la Noruega continental y el Polo Norte, es un tema candente en el debate sobre el clima.

Longyearbyen es el asentamiento más grande y el centro administrativo de Svalbard, un archipiélago noruego en el Océano Ártico. Hoy en día, Longyearbyen obtiene su energía eléctrica y la calefacción urbana de su central eléctrica de carbón, la única en Noruega.

Esta planta produce emisiones anuales de 40 toneladas de CO2 por habitante, cuatro veces más que las de cada habitante continental, incluyendo incluso las generadas por la industria petrolera. Esta situación ha provocado reacciones tanto de ecologistas como de políticos.