SAI-Servicio de Actualización Informativa

SAI-Número: 2018/282

Lunes, 2 de Abril de 2018


El "lento" avance del hidrógeno como combustible alternativo


Foto Noticia 1

Solo dos prototipos de coches impulsados por hidrógeno fueron presentados en la última macroferia del motor, que se celebró a finales de 2017 en Franckfurt. Los expertos dicen que la tecnología basada en la pila de hidrógeno apenas ha evolucionado desde hace 15 años, no hay infraestructura para repostar, la oferta comercial es muy escasa y económicamente se trata de un combustible poco viable. Sin embargo, los más optimistas siguen pensando que el hidrógeno tiene futuro y mucho potencial de desarrollo.

Los coches propulsados por hidrógeno son coches de tracción eléctrica en los que la energía se obtiene del hidrógeno almacenado en uno o varios depósitos. El combustible de este tipo de vehículos es el hidrógeno, que proporciona la energía eléctrica que necesita el motor para su funcionamiento gracias a un sistema de pila de combustible que convierte el hidrógeno y el aire en electricidad y agua.

La ventaja más evidente de este tipo de tecnología, además de la ausencia de emisiones contaminantes a la atmósfera, es la autonomía permitida (más de 600 km) y la recarga rápida -a diferencia de los coches eléctricos ‘enchufables’ que necesitan un tiempo de recarga-, similar a una recarga de gasolina o diésel.

Aunque los expertos dicen que el hidrógeno tiene posibilidades de convertirse en un elemento clave para la transición hacia una economía baja en carbono, ¿en qué estado se encuentra actualmente esta tecnología? Lo cierto es que, pese a sus posibilidades, el hidrógeno continúa siendo una fuente energética cuyo desarrollo y comercialización no termina de despegar. Mientras los coches eléctricos de baterías siguen ganando terreno, al hidrógeno aún le queda mucho recorrido, tanto a nivel de vehículos, como de red de repostaje o producción de forma limpia y económica. Las ventas de eléctricos crecen exponencialmente. Los coches impulsados por hidrógeno se están vendiendo con cuentagotas.

Sin embargo, el interés por este tipo de tecnología va en aumento, como demuestra la gran cita anual del sector que ha tenido lugar recientemente en Málaga: la European Hydrogen Energy Conference, organizada por la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2) con más de 400 asistentes, entre profesionales, centros de investigación y empresas de unos 40 países, que se reunieron con el objetivo de continuar potenciando el uso de esta tecnología, y reforzar las alianzas nacionales e internacionales que permitan seguir avanzando en el desarrollo del hidrógeno como fuente de energía limpia y eficiente.

Según explica a Compromiso Empresarial el coordinador del Grado en Ingeniería Mecánica de la Universidad Nebrija y miembro del Comité de Expertos del Laboratorio de Vehículos del Centro Nacional del Hidrógeno (CNH2), Roberto Álvarez, si se cuenta el Hyundai Nexo, recientemente presentado, solo cuatro modelos de vehículos propulsados por hidrógeno se fabrican en masa actualmente. Los otros tres son el Hyundai Tucson Fuel Cell, el Toyota Mirai, y el Honda Clarity. Solo cuatro modelos de vehículos propulsados por hidrógeno se fabrican en masa actualmente.

Prototipos hay varios más. “Y lo cierto es que la tecnología a día de hoy es perfectamente utilizable”, señala este experto, que califica su experiencia personal al volante de un modelo Tucson Fuel Cell como “increíble en cuanto a las prestaciones que presenta”. “La única desventaja radica en la infraestructura de recarga, que en España es casi inexistente a diferencia de otros países europeos, como Alemania, Francia, Reino Unido, Bélgica o Noruega, entre otros, además de Japón y EEUU”, añade.


Más información